Prohíben short cortos en un instituto de Valencia y se crea una gran polémica.

Un grupo de alumnas del IES Torrevigía de Torrevieja (Alicante), apoyadas por sus padres, han acudido hoy al instituto vestidas con pantalón corto o falda corta para protestar contra la decisión de la dirección de denegar el acceso a clase a varias alumnas por llevar pantalones tipo ‘shorts‘.

El pasado viernes, a primera hora, miembros de la dirección del instituto torrevejense impidieron entrar a clase durante dos horas a un grupo de unas 22 niñas por llevar «shorts», una vestimenta que el instituto considera «demasiado corta» y que «prohíbe la normativa interna del centro».

«Soy adulta y sé cómo debe vestir una niña para ir decorosamente al centro», ha señalado Bellvís, quien ha puntualizado que su hija «llevaba un pantalón que cualquier madre podemos comprar a una adolescente, con el que no enseñaba absolutamente nada: no entiendo que tenga que medir tres o cinco centímetros siempre que mi hija vista recatadamente».

Esta madre ha defendido que las jóvenes tengan «el derecho de ir fresquitas a clase -debido a las altas temperaturas en Torrevieja- como cualquier profesora o cualquier niño» y ha añadido que deberían poder entrar «con cualquier pantalón, sin enseñar nada y acorde a la moda».

Bellvís se ha reunido hoy con la dirección del centro, junto a otras dos madres, para aclarar este asunto «mediante el diálogo» y para que les justifiquen las dos faltas de sus hijas a clase el pasado viernes por estos hechos.

No obstante y según ha contado, unas 20 niñas se han visto este lunes en la misma situación y no han podido entrar a clase por su vestimenta.

El concejal de Educación de Torrevieja, José Hurtado (Els Verds), ha explicado a Efe que la normativa en la que se apoya el centro sobre determinadas prohibiciones en cuanto a vestimenta para chicos y chicas «está aprobada por el consejo escolar, donde hay representantes de la directiva, profesores, padres, alumnos y el ayuntamiento».

«No es algo que deba extrañar porque es una cuestión que suele ocurrir en la vida cotidiana de los centros educativos», ha señalado Hurtado, quien ha insistido en que, «ante un problema como este, que está subyaciendo, se debería llevar a cabo una reflexión y, si es necesario, modificar o suprimir la norma». Hurtado ha defendido una postura de «diálogo, donde se escuche a los alumnos».

Fuente de la noticia: Diario Última Hora

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*